MANDALAS TIBETANOS: TRADICCIÓN ARTÍSTICA ANCESTRAL

Por lo general, todos y cada uno de los mandalas tienen significados misteriosos, externos e internos.

En el aspecto exterior representan el planeta en su forma divina, en el interior, un mapa a través de el cual la psique ordinaria puede transformarse en la experiencia de la iluminación, y en el aspecto secreto muestran el perfecto cómputo principal de las energías sutiles del cuerpo y la dimensión de la clara luz de la mente. Diríase que la creación de un mandala de arena purifica en estos 3 niveles.

Los mandalas asimismo cumplen con diferentes propósitos conforme con la figura Búdica que tienen algún tipo de representación.

Además cada mandala puede prepararse para simbolizar una de las cuatro funciones iluminadas, el color base de la arena que se utiliza identifica la actividad particular. Así, la base blanca simboliza las actividades de pacificación, la amarilla es para el aumento, la roja para el poder y el azul obscuro para las actividades coléricas.

imageslbfqzye6

SIMBOLOGÍA DE DE LOS MANDALAS TIBETANOS

Antiguamente los polvos para realizar los mandalas de arena se preparaban con piedras semi-bellas. Se utilizaba el lapislázuli para el color azul, los rubíes para el rojo, etc. En nuestros días se preparan con polvo de mármol teñido y –en ocasiones– con fina arena blanca de playa.

Los mandalas tibetanos son símbolos mágicos hechos de arena, siendo parte de una ancestral tradición usada por monjes tibetanos. Este proceso consiste en el armado de un dibujo en el transcurso de treinta días, con granos procedentes de las piedras con diversos colores o bien en  arena coloreada, durante este proceso el monje exprime al límite su naturaleza y inventiva mediante la meditación y concentración. Una vez terminado la creación del mandala tibetano es glorificado y deshecho, cogiendo los restos y vertiéndolos a un rio.

Actualmente son muchas las personas que usan los mandalas tibetanos debido a sus cualidades terapéuticas, las cuales se intuye que sería capaz de asistirnos a recuperar el equilibrio, el autoconocimiento y la paz interior  que tanto se precisa para tener una vida en armonía.

Lo que deberíamos de meditar es, que no solo debemos conocer la filosofía de trasfondo de los mandalas, sino asimismo debemos conocer su función básica la que no es otra que calmar la psique mediante la pintura. Ayudándonos a dirigir nuestra mente en vivir el momento y disfrutar el ahora, olvidándonos del tiempo y los problemas rutinarios a lo largo de un tiempo determinado.

Leave a Reply