LA MATERNIDAD Y EL RUNNING

Si acabas de ser madre, eras de las que solías salir a hacer running de manera regular antes de quedarte embarazada y te apetece volver a retomar este deporte, lo primero que debes tener en cuenta es que debes empezar poco a poco. No esperes empezar en el mismo punto en el que lo dejaste un año atrás ya que tu cuerpo ha cambiado y tu estado físico no es el mismo que la última vez que saliste a correr.

Probablemente, peses algunos kg más, estés en un estado de cansancio mayor que antes de tener a tu bebé y seguramente lo último que te apetezca es salir a correr después de ir todo el día corriendo en el trabajo, en casa y con tu bebé.

Pero es muy importante que te dediques unos minutos a ti misma y el running es la mejor forma de volver a recuperar tu forma física rápidamente, además de desconectar de tus rutinas diarias. Puedes liberar tu mente además de tu cuerpo y cuando termines de correr te sentirás mucho más relajada que antes de haberlo hecho.

Empieza a salir poco a poco, alternando unos minutos corriendo y con otro caminando a paso ligero para poco a poco ir disminuyendo el tiempo que haces caminado y aumentando el de carrera. En cuanto menos te lo esperes, habrás llegado al mismo punto en el que estabas antes de quedarte embarazada.

Si eres de las mujeres que no sabe con quién dejar a su bebé, o de aquellas que no quiere n separarse de él ni un minuto, puedes pasarte a la moda del BABYRUNNING, que por si no lo has escuchado nunca es salir a correr con el carrito de tu bebé. Esta modalidad empezó en EEUU y poco a poco ha ido cogiendo fuerza en España, hasta tal punto ya incluso hay carreras de este tipo. Pero ojo, es muy importante seleccionar bien el carro del bebé ya que no vale cualquiera. El carrito debe ser ligero pero a la vez resistente, y debe tener tres ruedas ya que los de cuatro son más inestables. Para evitar los baches se recomienda que tengan algo de suspensión.

También es muy importante elegir el lugar por donde vas a salir a correr ya que en estos casos debe ser un terreno llano y asfaltado para evitar sustos y preferiblemente en horas de poco tráfico.

Como consejo, te diremos que no salgas nunca más de 1 hora, ya que podrías incomodar a tu bebé si haces entrenamientos muy largos, e intenta no salir con él antes de los 9 meses.

Finalmente, podemos concluir diciendo que el ritmo de carrera debe ser siempre menor al que llevarías sin el carro, ya que vas empujando varios kg de más y esto te hace realizar un esfuerzo extra al que no estás acostumbrada.

Controla tus pulsaciones con un buen pulsómetro sin banda y evitarás sustos en esta nueva etapa de hacer running.

Leave a Reply