Osun: una deidad yoruba que debes conocer

Osun es una deidad perteneciente al panteón yoruba. Es el que les da la bienvenida a las personas que se está iniciando en esta religión, los custodia y vigila. Se encuentra en las altitudes, si en algún momento cae es señal de muerte hacia la persona que está de consulta.

Y a continuación, te hablaremos más sobre este tema.

Osun: una deidad yoruba que debes conocer

Es un orisha guardián, representa al espíritu ancestral que se relaciona genealógicamente, su color es el blanco y su número es el 8 con sus múltiplos. No debe de acostársele ni tumbársele, ya que representa la verticalidad del humano en la tierra.

Cuando su dueño muere, Osun debe tumbarse en señal de que se va con su dueño. Si se tambalea o se cae solo es porque a su dueño le están haciendo brujería. Es hijo de Obbatala y Yemú

El receptáculo de Osun es una copa plateada y posee un gallo, paloma o perro en la parte superior, con una carga secreta en el interior. Sus ofrendas suelen ser aguardiente, manteca de cacao y cascarilla.

 La historia de Osun

Cuenta la historia que Osun era el vigilante de Obatalá. Yemú, tenía un hijo preferido llamado Oggún, quien estaba enamorado de su madre, intentando violarla en varias oportunidades. Su otro hijo Elegguá le avisaba a Osun cada vez que esto ocurría.

Un día Osun fue sobornado con maíz por Oggún y sacó a Elegguá de la casa con el fin de abusar de su madre. Elegguá fue a contárselo a Obatalá, indignado fue a la vivienda y encontró a Osun adormecido y a Oggun violentando de su madre.

Oggun se maldijo a sí mismo y Obatala le dijo a Osun, “Confiaba en ti y te vendiste por maíz”, lo que produjo que Osun perdiera su posición, convirtiéndose Elegguá en el vigilante de su padre Obatalá. No recibe coronación, pasa a ser Obatala directamente, sus hijos no son altivos, son sencillos, manejables y humildes.

Su santo católico es San Juan Bautista, mensajero de Olofi.  Estas deidades reciben numerosos nombres dependiendo del sitio de donde se instalen. Situación generada por los esclavos para no perder su identidad religiosa producto de transculturización.

Los individuos siempre hemos necesitado aferrarnos a deidades como Osun, sea cualquiera el calificativo que se le dé, están allí, brindando esperanza en la resolución de nuestras dificultades.

Las pautas y opiniones que Alicia Collado nos ha descrito, suman conocimiento sobre este tema. Así que, si tienes dudas, no temas en consultarla.