¿Qué es Terminal Server?

Un terminal server es un servicio remoto de escritorio, y es parte de los componentes de los sistemas operativos de Windows, este servicio permite acceder de manera remota a la información, así como a los programas que están dentro de un ordenador.

Para entender bien el concepto debemos tener claro todos sus procesos; en él se considera un hardware aquello que es terminal server; este dispositivo proporciona terminales a otros equipos como computadoras e impresoras, con el fin de establecer una conexión local o en una red compartida.

Las redes compartidas generalmente se encuentran representadas por internet o por una conexión interna de computadoras; también debemos considerar el servidor central, el cual es la plataforma sobre la cual se soportan los protocolos, que se ejecutan en el procesamiento de datos.

Para finalizar tenemos el dispositivo remoto y el computador central, en el dispositivo se proyecta la imagen del ordenador, independientemente de la distancia o lugar en que se encuentre el usuario, ya que la estabilidad de intercambio de datos depende de la conexión de internet.

Ventajas del Terminal Server

Con este componente, los usuarios pueden acceder a todas las aplicaciones y datos que se encuentren almacenados en otro ordenador a través de un acceso por red; las ventajas de tener un servicio de escritorio remoto, son muchas además de variadas.

Gracias a este componente, se pueden implementar de manera rápida y sencilla programas basados en Windows, en equipos informáticos de toda una empresa, todo desde un único ordenador.

Además, estos servicios de escritorio remoto, son especialmente útiles para compañías con sucursales que, necesitan tener acceso a almacenes de datos centralizados.

Aunado a todo ello, los usuarios pueden tener acceso a programas que se ejecutan en un servidor host de sesión de escritorio remoto, desde cualquier dispositivo conectado a la red.

Las grandes empresas se ven muy beneficiadas por diferentes motivos, los administradores, ven una notable simplificación en su trabajo, ligado a la arquitectura de la red, el software de aplicaciones solo debe ser instalado una sola vez, lo que ahorra tiempo y dinero.

Esta ventaja se mantiene en el tiempo, cuando es necesario realizar una actualización y mantenimiento de las aplicaciones; a través de un panel de control central se puede controlar la infraestructura, de la red y todas las actividades de los usuarios que sean relevantes; mayor ahorro de energía, corte de gastos y máxima flexibilidad.