Como detectar problemas en los amortiguadores

Los amortiguadores forman parte esencial de la seguridad en tu vehículo, y deben estar en buen estado para garantizar que no sufrirás accidentes. Para conseguir los mejores repuestos del mercado te invito a visitar www.desguacesgranada.com, porque allí encontrarás los precios más ajustados del mercado.

Sin embargo, muchos conductores olvidan cuándo es el momento para hacer una revisión de los amortiguadores, y por esto circulan con amortiguadores en mal estado. Por este motivo, te recomiendo seguir leyendo para que aprendas a detectar fácilmente cualquier problema en los amortiguadores.

¿Cómo saber si los amortiguadores están en mal estado?

No existe una medida fija para hacer el cambio de los amortiguadores, porque dependerá mucho del tipo de conducción. Si están muy deteriorados se puede perder el control, por este motivo para detectar problemas en los mismos fíjate en lo siguiente:

Oxidación

Es importante realizar de forma regular una inspección visual en los amortiguadores para detectar cualquier tipo de señal de oxidación en los mismos. Es común que en terrenos con mucha sal estos componentes se vean afectados y terminen por oxidarse.

Por otra parte, durante tu inspección podrías verificar si el amortiguador presenta algún tipo de fugas de aceite. En caso de ser positivo, tendrás que asegurarte de llevar el coche de inmediato al taller porque los amortiguadores no se encuentran en óptimas condiciones.

Revisión periódica en taller

Es importante que estés llevando tu coche al taller para revisar los amortiguadores, para determinar si están en buen estado. Lo más aconsejable será revisarlos cada 20.000 kilómetros para determinar si están en buen estado.

Ten en cuenta que, lo ideal será cambiar los amortiguadores cada 60.000 kilómetros como mucho para que estos mantengan su eficacia. Normalmente con una conducción tradicional, los amortiguadores comenzarán a perder eficacia a partir de los 30.000 kilómetros, por lo que es muy conveniente hacer las revisiones periódicas.

Prueba del rebote

La prueba del rebote es una prueba determinante para saber el estado actual en el que se encuentran los amortiguadores. Consiste en ejercer presión sobre la carrocería en la zona del amortiguador hasta que la carrocería descienda.

Una vez hecho esto tendrás que observar el movimiento que hace el vehículo al volver a su posición para saber el estado de los amortiguadores. Si están en buen estado no se producirá ningún tipo de rebotes, pero si estos llegan a aparecer será el momento de hacer el cambio de los amortiguadores cuanto antes.