Cuidados para un esguince de tobillo

El tratamiento del esguince de tobillo puede variar en función de la gravedad de la lesión, y estará orientado a disminuir el dolor y la inflamación. También debes tener presente que una buena fisioterapia como la que encuentras en http://www.valdepenasfisiosalud.com/, será siempre fundamental para que puedas evitar problemas en tus tobillos.

Debes tener claro que, si se trata de una lesión leve puedes comenzar por unos cuidados básicos para que te recuperes más rápido. Estos cuidados los he reunido en este post, el cual te invito a leer para que sepas exactamente cómo cuidar la extremidad afectada.

¿Cómo cuidar un esguince de tobillo?

Para el cuidado del esguince de tobillo debes asegurarte de seguir cuatro recomendaciones fundamentales como son:

Descansa la extremidad

Es indispensable evitar cualquier tipo de actividades que puedan provocar dolor, hinchazón y molestia. Por este motivo, el reposo se convertirá en algo fundamental a tener en cuenta para conseguir así una recuperación mucho más rápida.

Aplica hielo

La aplicación de hielo es algo fundamental que debes tener en consideración, en especial porque así podrás conseguir un gran rendimiento. En todo caso, debes asegurarte de utilizar compresas por períodos de 15 a 20 minutos cada 2 o 3 horas mientras estés despierto.

Sin embargo, debes asegurarte de consultar a tu médico antes de aplicar hielo porque existen algunas contraindicaciones como disminución de la sensibilidad, diabetes o enfermedad vascular.

Vendaje de compresión

Es importante intentar evitar la hinchazón al máximo, y por este motivo, debes asegurarte de comprimir el tobillo con una venda elástica. Asegúrate de realizar el vendaje sin ajustarlo demasiado para que no se presente ningún tipo de dificultad en la circulación sanguínea.

Debes asegurarte de colocarte la venda desde el extremo más alejado del corazón hacia arriba. De esta forma, podrás estimular la circulación y reducirás la hinchazón de una forma bastante eficiente.

Elevación

La elevación del miembro afectado será algo básico que debes tener en consideración para conseguir el máximo rendimiento. En todo caso, debes asegurarte de realizar esto todas las noches para ayudar a reducir la hinchazón.

De esta forma, la gravedad puede ayudar a drenar el exceso de fluidos y a conseguir una recuperación más rápida.

Todos estos consejos aplicados junto con una buena fisioterapia te pueden ayudar a que puedas recuperar tu vida normal cuanto antes. En algunos casos puede ser necesario tomar algún medicamento antiinflamatorio para reducir el dolor y por este motivo debes consultar con tu médico.